¿Tienes los niños problemas emocionales?

Los niños cuando nacen no tienen una personalidad definida, van aprendiendo su forma de ser por la experiencia: en el colegio, familia, televisión, amigos, etc. Todo es un proceso de aprendizaje que va transcurriendo diariamente y durante toda la vida.

Existen varias formas de aprendizaje:

ASOCIACIÓN: SI relacionamos un tipo de conducta con algún tipo de hábito, como por ejemplo cuando tenemos hambre, sabemos que hay que comer porque nuestro organismo lo necesita; suena el despertador, asociamos que hay que levantarse para ir a clase o bien para ir al trabajo.

MODELADO: cuando imitamos a un padre, madre, amigo, profesor, viendo la televisión, jugando al pádel, golf, futbol, etc., Si alguien nos dice cómo hacerlo, ese será nuestro modelo a seguir.

REFUERZO POSITIVO: aprender conductas que nos gustan y nos satisfacen. Ayudar a una madre para agradarla y que ella lo alabe o premie; hacer bien las tareas de clase o de un trabajo correctamente para verlas recompensadas por un profesor o jefe.

REFUERZO NEGATIVO: evitar o escapar de algo o de alguien que no es de nuestro agrado, para no sentirnos mal. Esto provoca un alivio a corto plazo y un problema a largo plazo.