¿Escolares con problemas de conducta?

Una pequeña población escolar presenta problemas de conducta y su comportamiento en las aulas puede alterar el normal ritmo de una clase ya que afecta al resto de alumnos y al profesorado. Estos niños a los que se les suele denominar “niños problemáticos”, tienen dificultades para integrarse de forma normal en las aulas y por lo tanto es muy difícil que puedan tener un aprendizaje adecuado.

Estos niños con problemas psicológicos suelen presentar comportamientos violentos, al no contar con habilidades para controlar su impulsividad, actúan de manera automática según le aparecen sus impulsos. Esta conducta hace pensar que algo le ocurre a estos niños.

Los padres y los profesores son los primeros que deben apreciar que el comportamiento de estos niños con problemas de conducta no es acorde con el resto de los demás hermanos o de los compañeros de clase. Este es el momento de actuar, no dejar pasar tiempo. Hay que observar al niño y su comportamiento para intentar modificar su conducta. A veces puede tratarse de una llamada de atención y se debe comprobar cual es el problema que le ha llevado a presentar ese tipo de comportamiento. Otros casos se tratarían de niños marginados o niños que viven en familias desestructuradas.

A la hora de actuar es muy importante comprender la situación que ha llevado al niño a mantener ese problema de conducta. Lo adecuado es intervenir de forma positiva, apoyándolo y escuchándolo.

Se debe valorar y recompensar la aparición de conductas adecuadas, las cuales antes no tenía y crear un ambiente favorable y evitar reforzar conductas no deseadas.

Hay intentar que el niño se sienta integrado en el aula. Los niños con problemas de conducta al sentirse apoyados podrán continuar con ese comportamiento que le puede proporcionar un beneficio a corto y largo palazo. Todo este avance le afectará de forma positiva a la hora de establecer relaciones con sus compañeros.

La manera de motivar a los escolares con problemas de conducta para desarrollar habilidades adecuadas, es reforzando los comportamientos deseables.