¿Crees que los antidepresivos son una opción adecuada para el tratamiento de la depresión en niños y adolescentes?

La prescripción de antidepresivos a niños y adolescentes sigue aumentando a pesar de no estar recomendada.

En comparación con los adultos, los antidepresivos para el trastorno depresivo en niños y adolescentes está todavía infradiagnosticado e infratratado, posiblemente porque tienden a presentar síntomas menos comunes como irritabilidad, conductas agresivas y rechazo a la escuela.

A pesar de que los tratamientos psicológicos se consideran el tratamiento de elección en muchas guías clínicas basadas en la evidencia, y de las advertencias de la FDA desde 2004 sobre el aumento del riesgo de suicidio que producen los antidepresivos en esta población, el tratamiento farmacológico sigue siendo el más prescrito para jóvenes deprimidos.

En cuanto a la tolerancia, los niños y adolescentes que toman fármacos antidepresivos presentan la mayoría de ellos síntomas adversos que obligaron a interrumpir el tratamiento. Teniendo en cuenta que el tratamiento hay que retirarlo de forma progresiva, nunca suspenderlo de inmediato.

Teniendo en cuenta el balance riesgo-beneficio, los antidepresivos no son una opción adecuada para el tratamiento de la depresión en niños y adolescentes.

El hecho de que en la mayoría de los países no estén disponibles los tratamientos psicológicos recomendados, no justifica la prescripción de los psicofármacos como única alternativa, ya que se ha demostrado que no son mejores que la ausencia de tratamiento.

Parece inexplicable que a pesar de haberse demostrado que la ecuación riesgo-beneficio del uso de antidepresivos en niños y adolescentes no compensa por su escasa eficacia y sus importantes efectos secundarios, y a pesar de las advertencias de la FDA sobre la peligrosidad de su uso, la prescripción de antidepresivos en esta población sigue aumentando de forma vertiginosa durante los últimos años.