¿Controlamos los pensamientos no-realistas?

Una de las formas de liberarnos o intentar que disminuyan las emociones desagradables que invaden nuestros pensamientos es combatir las ideas irreales que a veces nos atrapan y que no podemos controlar.

A menudo se nos presentan situaciones que no sabemos como abordarlas. Queremos que las personas piensen y se comporten de la misma forma que lo hacemos nosotros. Ello hace que sintamos una frustración tremenda.

Frases como “ya no les preocupo a mis amistades o pareja” “me dan de lado”, “ya no me llaman”, son ideas que tenemos, pensando que todas las personas tienen derecho a complacernos.

No podemos exigir verdades absolutas porque no las encontraremos. No hay nada cierto. Es mucho más eficaz buscar la confrontación de las ideas no realistas que vienen a nuestra mente y nos hacen sufrir innecesariamente. Los pensamientos irreales nos hacen perder la confianza en nosotros mismos.

Cuando nos surge algún acontecimiento que nos atormenta, nos invaden ideas que se repiten como un disco rayado y nos afectan en nuestra vida cotidiana. En este momento debemos confrontar esos pensamientos con otros que se acerquen más a la realidad. Al contrastar con las ideas más realistas llegaremos a la conclusión que nuestros pensamientos estaban basados en algo irreal. La manera de eliminar ese malestar, es cambiar el comportamiento y las ideas que nos atormentan para poder llevar una vida mas saludale y evitar el sufrimiento.