¿Ayudan los niños en las tareas domésticas?

El implicar a los niños en las tareas domésticas mejora su capacidad de responsabilidad, distribuir las cargas con el resto de la familia y que todos puedan disfrutar de más tiempo para hacer otras actividades.

Si los niños son conscientes de que valoran su pequeño aporte doméstico, se sentirán gratificados. Se vuelven más independientes, cooperan y consiguen ser más organizados.

Se hace más fácil que colabore si se le educa para ello desde la infancia y va comenzando con las tareas más sencillas como recoger sus juguetes al termino de su utilización, después de la ducha, llevar la ropa sucia al lavadero y para, poco a poco, ir adquiriendo más responsabilidades.

Las tareas que se le adjudican tienen que ir acorde con la edad de cada niño, sin discriminación de sexo. Nunca imponerlas con exigencias, sino como un juego que ayuda a los demás a que no vayan agobiados de trabajo.

Con la colaboración de todos se hace más llevadero el trabajo diario y la convivencia familiar.